domingo, 17 de julio de 2016

LAS DECENAS DE POSIBILIDADES QUE ABRIÓ LA WEB A LA PROMOCIÓN DEL DISEÑO





En los eventos de diseño a los que he asistido en los últimos dos años, una recomendación fija a los jóvenes diseñadores es que organicen su portafolio en formato digital y que exhiban su trabajo en espacios como Behance, porque es posible que les abra puertas laborales en algún rincón del mundo.

Internet ha ofrecido una plausible independencia de la institucionalidad tradicional. Las redes sociales, de aparición más reciente, han impulsado increíbles iniciativas autogestionarias de carácter personal, como han sido el libro Venezuela CMYK de José José Villamizar, los cursos de Design in Venezuela organizados por Jessica Stein, los libros y talleres de la editorial Letra Muerta de Faride Mereb o espacios hermanos como el blog Ermitaño Gráfico llevado por Enzo Daniel Medina, entre otros. Las posibilidades se han abierto para proyectos de distinta índole que suman valor al diseño venezolano, sin censuras o solicitar autorizaciones a terceros. Fabuloso. 
Doy fe de las oportunidades que nos ofrece profesionalmente internet, porque fui directamente beneficiada por su alcance global en el año 2001, momento en el que el portal Venezuela Analítica publicó por subcapítulos mi tesis de la escuela de Artes: La promoción del diseño industrial en Venezuela a través de  una institución cultural: Centro de Arte La Estancia.
Este año Analítica cumple 20 años. Es el portal informativo pionero de nuestro país y es increíble su alcance y visibilidad. Gracias a que mis textos estaban en este espacio, fui invitada a participar como investigadora en el libro Historia del diseño en América Latina y El Caribe (2008, Edit. Blücher, Brasil), a ser autora en el libro Latin American Graphic Design de la editorial ecuatoriana Trama y a escribir en el boletín Icsid Latinoamérica.

Por casualidad le conté a una colega periodista parte de esa historia, y resulta que ella trabaja en Analítica y repitió la anécdota a Emilio Figueredo, quien decidió recuperar y volver a colocar online estos capítulos, de los cuales les invito a leer uno, el referente a la historia del diseño industrial venezolano. Debo acotar que es un material escrito y defendido en el año 2000, por lo que debe entenderse como un documento que recoge lo que aconteció hasta los años noventa. He aquí el enlace:
Y para los otros artículos, el siguiente link:




domingo, 10 de julio de 2016

Por investigar: LA EXTRAÑA RELACIÓN ENTRE EL DISEÑO GRÁFICO Y LA PUBLICIDAD VENEZOLANA

Esta campaña, cuya Dirección de Arte estuvo a cargo de Alí Armas para Leo Burnett, es la única que ha ganado un Premio Clio por Venezuela en la mención "Gráfica" en 2011. 

Al revisar los libros pivotales sobre el diseño gráfico en nuestro país, como son Diseño gráfico en Venezuela de Alfredo Armas Alfonzo y el catálogo DGV 70-80-90 editado por el Centro de Arte La Estancia en 1996 es notorio el vacío que existe en el registro del aporte del diseño a la publicidad del país o la incorporación de la publicidad a la historia del diseño. Y si avanzamos en el tiempo, hemos encontrado el furor por las marcas, quedando aún dicha tarea pendiente.

En el libro de Armas Alfonzo, publicado en 1985 como regalo corporativo de Maraven, se identificaba el “buen diseño” con el sector cultural. Uno de los testimonios tomados por Franklin Vallenilla para su tesis de comunicación social sobre el cartel cultural en Caracas, es del diseñador Gerd Leufert, quien explicaba: “En el libro de Alfredo Armas Alfonzo, sólo en la sección de carteles se hicieron más de 85 reproducciones. De estos ninguno es de deportes, ninguno de turismo, ninguno comercial, todos son culturales. Pero ni los mismos artistas, ni conocedores del tema sabían de dónde los sacamos, pues no se conocían los carteles. El libro tiene muchas fallas, lo admito, pero llama la atención la pregunta: ¿dónde estaban estos carteles? “.

En una de las entrevistas que apliqué recientemente para mi tesis de maestría, Jaime Cruz dice que: “Hay un prejuicio de la tradición escolar y académica del diseño que estuvo vinculada a los museos y a la industria petrolera para hacer publicaciones, que siempre ha sido como muy recelosa del mundo de la publicidad, que dice ‘no, yo no trabajo en publicidad’. Me parece que en la publicidad hay todo un terreno del diseño, porque seguramente más de la mitad de los estudiantes que salen de las escuelas de diseño trabajan en publicidad, y la publicidad es un terreno importantísimo para el diseño y no lo ponemos en las referencias de la historia del diseño porque nos parece que es otra historia y me parece que es la misma historia. Yo desconozco quiénes son los directores de arte importantes en Ars, en Leo Burnett, en todas las publicidades hay unos diseñadores que la cultura del diseño editorial no los menciona, no están en nuestros libros de historia del diseño y creo que eso es un vacío”.

Diseñado por Carlos Behrens para el Concurso de Jóvenes Creativos de ANDA
Coincido con Cruz sobre esa deficiencia y me atrevo a especular las razones. Una de las fallas de origen puede estar en el Instituto de Diseño Neumann (IDD), donde entre los años sesenta y setenta se les inculcaba a los estudiantes el rechazo hacia la publicidad, según relatan los egresados. Así lo confirmó Pedro Mancilla en Debate sobre la situación del diseño en Venezuela que se llevó a cabo en 1986.

Mancilla, que era el coordinador del IDD de aquel entonces refirió que a las primeras cohortes se les formó con adversión a la publicidad, aunque en la práctica las agencias de publicidad eran los principales empleadores de los egresados. En 1982 cayeron en cuenta de esa realidad y fue cuando procedieron al cambio de pensum para fortalecer la formación para el área publicitaria.

Alguno que otro dato

Nuestros pioneros del diseño, Carlos Cruz-Diez, Nedo y Gerd Leufert pasaron por varias agencias publicitarias. Los tres trabajaron en McCann-Erickson, Leufert también estuvo en Corpa y Nedo en ARS bajo la dirección de arte de Marcel Floris.

Aviso producido por ARS en los años 80 para Toyota. Aún es notorio el "recorta y pega" en el diseño (Cortesía de ARS DDB).

Sólo al revisar la dilatada trayectoria gráfica de ARS DDB notamos la urgencia de armar el relato histórico del diseño en la publicidad venezolana. Lo único que sé de alguna reunión que sostuve en dicha agencia es que desafortunadamente, parte de sus archivos se perdieron en una inundación. Sin embargo, en sus oficinas aún se puede encontrar suficiente material como para investigar, además de la ventaja de que la empresa se ha mantenido en manos de los Frías.

Cortesía del maestro Carlos Cruz-Diez
(1959)
Por otro lado he de suponer que tan sólo con revisar los Premios ANDA nos podemos dar una idea de lo mejor de la producción gráfica en la publicidad venezolana, encontrando entre los ganadores a talentos como Eugenio Martínez y Alí Armas, que son de los pocos directores de arte multigalardonados tanto acá como en festivales internacionales que permanecen trabajando en Venezuela, porque la realidad es que muchos han emigrado.

Igual de interesante sería abordar los aportes de los cursos de la sección de artes gráficas de la Escuela de Artes Plásticas Cristóbal Rojas a partir de 1958, cuando Luis Guevara Moreno fue nombrado director y llamó a Carlos Cruz-Diez y a Gerd Leufert para que dieran clases.

Cruz-Diez relata que “La adquisición (de Leufert) fue fabulosa y el resultado con los alumnos tan interesante, que con sus trabajos, hicimos una exposición de fin de curso que tuvo gran repercusión”.

El maestro tomó fotos de las piezas, las cuales ha ido digitalizando y me facilitó algunas de ellas. Hoy les comparto una. Este tipo de hallazgo es de los que me emocionan y me impulsan a querer saber cada vez más sobre la historia del diseño venezolano.

lunes, 4 de julio de 2016

Innovación: ALGUNOS EJEMPLOS DEL DISEÑO EN LA GASTRONOMÍA VENEZOLANA

Raúl Reyeszumeta. Cachapa con cochino

Este jueves 30 de junio fue Industrias Creativas 2016 y fue un éxito por la calidad de los charlistas que intervinieron con el ánimo generoso de motivar y construir país compartiendo su experiencia profesional, así por la presentación de una innovadora propuesta que une arte + diseño + gastronomía.

De entrada deseo agradecer a Gabriela Neri de Neri Design Group, Andrés Rincón de MBLM y a Carlos Márquez del Centro de Diseño Digital por el patrocinio y el soporte que brindaron a Industrias Creativas, así como a Alí Armas y a Jaime Cruz por su buena disposición para estar presentes y apoyarnos incondicionalmente.

De igual manera doy gracias a la diseñadora gráfica Marisella Pacheco, egresada del Cdd, quien desde España (ahora pasó a Francia), pidió incluir la presentación del proyecto que presentó junto a sus compañeros como entrega final en la Academia Profesional Gourmet, titulado Abstraccionismo Cítrico, que abrió espacio para que ideas frescas e innovadoras formen parte del seminario. La exposición tomó forma de conversatorio animado por los chef Jibah Dib y Jesús Hernández, acompañados por la instructora Lourdes Mejía.

Participé como asesora de arte en ese proyecto, lo cual me hizo recordar que por razones peculiares he sido invitada en varias ocasiones a participar como conocedora del diseño en proyectos sobre gastronomía.

En el 2011 la chef Thamara Pereira, actualmente viviendo en España, cuando era profesora de la Unimet, me convidó a dictar un módulo sobre “Diseño” en el Diplomado en gerencia de restaurantes y empresas turística. En dos oportunidades me encargué de esa sesión en la que se resalto el valor del diseño en la concepción de los espacios interiores de los restaurantes y hoteles, así como la importancia de la identidad aplicada a menúes, etiquetas, y otras piezas. Para ello me nutrí de la experiencia de Anita Reyna, Gilberto López, John Gornés y Alejandra Silva.

Muchos años después, en el 2015, una ex alumna del Cdd solicitó asesoría para materializar la idea de emplear las técnicas de las artes plásticas al montaje culinario en lo que sería su exámen final para recibirse como chef: así emergió el Abstraccionismo Cítrico.

La cocina como proceso de diseño


Abstraccionismo Cítrico. Entrada fría ENCUADRE DE TIGRE (Constructivismo)
Ceviche de curvina con salsa de tamarindo, guarnecido con hojas amargas y vinagreta de pomelo.

A la final Marisella Pacheco llevó –sin proponérselo- el Design Thinking a los fogones. Su premisa inicial nacería de las teorías del montaje de platos de la Nouvelle Cuisine, la cual apunta hacia la aplicación de pautas más visuales a la hora de servir un platillo.

Partiendo de estas teorías ya existentes, Pacheco decidió tomar algunos esquemas definidos en las artes visuales para facilitar y mejorar el montaje de los platos, y en ese punto fue en el que entré en el juego.

Abstraccionismo Cítrico. Entrada caliente DECONSTRUCCIÓN FEMENINA (Cubismo)
Langostinos rebozados en coco, con dúo de mayonesa dulce de mostaza miel y spicy, guarnecidos con ensalada de piña grillada y praliné de frutos secos.

Marisella solicitó ayuda para definir los estilos artísticos a trabajar, con la preocupación de que su “idea loca” no era totalmente comprendida por los compañeros que se embarcarían con ella en la aventura.

Revisando la investigación que la joven diseñadora gráfica y chef en ciernes presentó, determinamos que la abstracción, desde sus inicios en el Cubismo, hasta sus vertientes geométrica y lírica, eran lo que mejor se avenía a sus propósitos.

Abstraccionismo Cítrico. Plato principal PROGRESIÓN MARINA (Cinetismo)
Tataki de atún rojo abrazado y sellado en ajonjolí negro con reducciones de naranja y limón con té verde, guarnecido con puré de remolacha y espárragos al natural.

El día del exámen, la academia invitó como jurados evaluadores a la profesora de la UCV Ocarina Castillo, especialista en antropología de los sabores, y a la comunicadora gastronómica Zinnia Martínez, quienes junto a dos profesores degustaron una “Fiesta de Babette” a la venezolana con cuatro platos presentados exquisitamente bajo los esquemas del Constructivismo, el Cubismo, el Cinetismo y el Informalismo. Cada uno fue acompañado por su versión molecular.
Abstraccionismo Cìtrico. Postre LÍRICA CÍTRICA (Informalismo)
Biscuit Roulé Rose relleno de crema de chocolate con parchita, guarnecido con mousse de espumante rosa y coulis de frutos cítricos.

Sobre los resultados, la instructora de cocina Lourdes Mejía, quien tutorearía la labor en la cocina manifestó que hubo un antes y un después del Abstraccionismo Cítrico en la escuela, y que las siguientes promociones han seguido en la onda innovadora. Ella comentó en Industrias Creativas que hubo un momento en el que los instructores de la Academia se preocuparon porque en los exámenes finales sólo presentaban lomito con champiñones, hasta que decidieron hacer un alto, planteando a los alumnos temas para que realizaran planteamientos diferentes.

Para llegar a los resultados, Marisella Pacheco cumplió el proceso del diseño: investigó, boceteó y prototipó, hasta llegar a las recetas y las presentaciones definitivas.

Raul Reyeszumeta. Boceto para Panna Cotta
Aprovecho para comentar otro caso, el de Raúl Reyeszumeta, actualmente residenciado en Dallas, también graduado como diseñador gráfico. Raúl complementó su carrera con la culinaria, y admite que aplica los fundamentos básicos del diseño cuando crea un plato de comida. En su caso, se capacitó en el Instituto Culinario de Caracas en el 2013.

Los platillos de Raúl son absolutamente visuales, y esta cualidad resalta en el postre “Río Caribe y Cerveza”, con el que ganó el III concurso “Cerveza a la Carta” en el año 2014.

Mencioné estos casos que me parecen resaltantes porque literalmente fusionan el diseño en su metodología creativa y en los resultados con la gastronomía, apostando a que “la comida primero entra por los ojos”.

Raúl Reyeszumeta. Plato ganador "Río Caribe con cerveza".