Alexander Wright: El hilo conductor de mi trabajo es la tipografía, y el branding es la consecuencia

Los eventos musicales alternativos abrieron las puertas laborales a Alexander Wright, conocido en Venezuela como Modo. En ellos halló el terreno perfecto para experimentar con tipografía e imagen, modelando poco a poco su estilo visual.

Comenzó a estudiar en Prodiseño en 1998, cuando la escuela quedaba en una quinta de la Alta Florida, pero no le permitieron presentar la tesis “por ciertas materias que tenía abandonadas por falta de interés -o tiempo- en ese momento”, reconoce Alexander Wright, cuya atención se desvió hacia el proyecto Simpl3, un colectivo audiovisual conformado por DJs, diseñadores, VJs y arquitectos que hizo su aporte a los eventos de música electrónica de inicios del siglo XXI en el país.

Para promover los eventos se requería el diseño de volantes y afiches que realizaban en conjunto los que estaban arrancando en el diseño con algunos más experimentados en el momento, como el colectivo Masa y Joaquín Urbina. De aquella época recuerda Alex Wright: “Al principio, la mayoría de nuestros volantes eran monocromáticos y reproducidos con fotocopiadora por temas de costo. En esa época ya existía una movida de música electrónica más enfocada hacia el house y el techno, cuya cultura visual era muy distinta a lo que estábamos sacando nosotros. Con el pasar de los años fui conociendo a DJs y productores de otros estados y me pedían que diseñara los volantes para sus eventos. Incluso llegué a estar encargado de todos los volantes y afiches de Black Magic Sound y Boogie Nights durante un tiempo. Cuando trajimos a DJ Juju de San Francisco a tocar a Caracas, establecimos una buena relación con él y eventualmente me pidió que me encargara del diseño de su disquera Phuturo. En ese momento ni siquiera se trataba de un trabajo en el sentido tradicional, sino de una colaboración entre proyectos, porque yo le hacía todos los diseños, y cuando él venía a Venezuela me traía lotes de vinilos que era complicado conseguir”. 


Pero la relación con la música no se detuvo allí, porque luego, dos integrantes de Simpl3 (The Super Maniak y Simón), se mudaron a Toronto, donde establecieron una buena relación con Black Market Records, entonces: “me encargué de diseñar todos sus volantes, afiches, productos y vinilos. Y así poco a poco una cosa llevaba a otra”.



La tesis de la vida real: Plátanoverde

En paralelo a Simpl3, Alex Wright y Martín Allais presentaron una propuesta gráfica que fue seleccionada y se convirtió en la recordada Plátanoverde. De esa manera se dedicaron a la dirección de arte de la revista durante los siguientes 5 años.

Wright considera que ese proyecto lo sumergió en el mundo editorial y la imprenta, siendo “una época en la que aprendí muchísimo y conocí a mucha gente. Me gusta pensar que esa revista fue mi proyecto de tesis”.

El diseñador actualmente residenciado en España considera que el proceso manual nunca ha sido su forma predilecta de expresión. Sin embargo, “cuando hicimos la revista Plátanoverde realizamos experimentación de todo tipo: collage, medios mixtos, ilustración, fotocopias, uso de materiales variados, fotografía, etc. Mucho de eso fue gracias al empuje de Martín. Aprendí un montón, pero también me ayudó a conseguir la voz que tengo en la actualidad que tal vez no tenía en ese momento”, explica.

Hoy en día casi siempre bocetea directamente en la computadora. Confiesa que de vez en cuando se aventura a dibujar o a jugar con alguna técnica ajena a lo digital, pero señala que esa práctica no define para nada su cuerpo de trabajo actual.

En imprenta, el catálogo de Simpl3 Tipográfica.


El branding y la tipografía

“Creo que el hilo conductor de todo mi trabajo es el interés por la tipografía, y el branding es una consecuencia de eso. Al principio experimentaba más, al estar muy metido en el mundo de la música y los volantes, pues me permitía probar distintas cosas dependiendo del estilo y al público que iba dirigido”.

Tal aseveración se constata en las piezas gráficas de sus inicios, aunque todavía es visible la relevancia de la tipografía en su trabajo, lo cual lo animó a participar en 2013 en la organización de la muestra Simpl3 Tiporáfica en la Organización Nelson Garrido, le ha permitido exponer en varias ediciones de Tipos Latinos y en 2019, con su estudio InHouse, obtener un reconocimiento en tipografía por parte de la prestigiosa publicación Communication Arts.

Cuenta Alex Wright que en Prodiseño la materia tipografía siempre tuvo un peso importante. “Como estudiante siempre fue de mis preferidas, supongo que mucha de esa influencia en mi cultura visual se transmitió a través de los tremendos profesores que por fortuna tuve: Gabriela Fontanillas, Carlos Rodríguez y Luis Giraldo. Al mismo tiempo no puedo obviar la influencia que tuvo Masa (Miguel, Carlos, Álvaro, Metra, Yker, Bek, Raza), en paralelo. Yo siempre veía y recolectaba los volantes que dejaban por el instituto y eso en definitiva fue una práctica que extendimos hacia lo que hacíamos en Simpl3”.

Para los que no conozcan ProDiseño, Wright relata que cuando estudiaba “daba la sensación de pertenecer a una familia, sin importar que fueras el más introvertido o desadaptado, formabas parte de este grupo disparejo de personas que hacían su formación profesional en ese pequeño espacio”.

La exploración le ayudó a filtrar lo que realmente le gustaba y lo que se le daba mejor, inclinándose hacia la parte matemática/geométrica, la vertiente racional del diseño.”Antes mi trabajo quería ser todo al mismo tiempo, era como un adolescente ansioso y con el pasar de los años creo que ha madurado y ahora es mucho más coherente, filtrado y enfocado”, indica, menciona como influencia en su trabajo a The Designers Republic y Büro Destruct, así como la cultura visual de la música y patineta en general. 




De Modo a In House

Preguntamos a Alexander Wright si Modo era un colectivo, lo cual aclaró: “No, Modo fue el canal para mostrar mi trabajo personal. Este nació durante el paro petrolero de Venezuela en el 2002. Muy parecido a lo que estamos viviendo en la actualidad en cuanto a estar forzadamente encerrados. Nació de esa ansiedad por seguir produciendo y manteniéndome lo más lejos del ocio. Para el nombre quería algo que tuviera significado en español: yo, mi visión en modo gráfico, pero a la vez quería que fuera una palabra que se pudiera expresar fácilmente en otros idiomas a pesar de que no tuviera ningún significado”.

El logotipo que creó para su marca personal Modo fue seleccionada para el montaje Marcas. Identificadores gráficos de Venezuela, que fue exhibido en el Museo Carlos Cruz-Diez en en el 2005.

En el presente, su situación ha cambiado, pues lleva aproximadamente año y medio viviendo en Barcelona, trabajando exclusivamente para el estudio de diseño con sede en Austin, EEUU, que abrió con dos socios: In House International.

La mayoría de las ventas y los clientes salen de los Estados Unidos, por lo que su trabajo se mantiene a distancia, dinámica que no difiere de la que ya desarrollaba en Caracas. “Desde hace rato hacemos todo por vía internet, por lo que en práctica podría estar en cualquier lugar haciendo el mismo trabajo. Por otro lado, vivir en esta ciudad ha tenido un efecto que seguramente se refleja en el trabajo que produzco. Esta es una ciudad muy rica culturalmente donde siempre está ocurriendo algo nuevo o diferente, tiene mucha riqueza visual y cultural. El simple hecho de poder salir a caminar y dejarte perder e ir descubriendo cosas en cada esquina es muy refrescante”, confiesa el creativo.

Los inicios del estudio se remontan a varios años atrás: “Luego de Plátanoverde, Lope me contactó junto a Michu, para diseñar otra revista: The Gopher Illustrated. Solo sacamos dos números, pero la receptividad fue muy buena y comenzaron a salir proyectos de diseño a raíz de esa publicación, hasta el punto de que decidimos formalizar la dinámica y asociarnos para crear In House International. Creo que como equipo nos complementamos muy bien, cada uno trae sus fortalezas a la mesa. Hemos tenido la oportunidad de trabajar con muchas organizaciones sin fines de lucro como las Naciones Unidas, He For She, UNDP, Pop Culture Collab, al mismo tiempo de establecernos como proveedores de diseño para Facebook, TED, Aunt Bertha, la Universidad de Texas y participar en proyectos culturales más independientes y de la industria de la hospitalidad”.

Durante los últimos meses In House ha estado rehaciendo todo el universo de branding de Aunt Bertha, una compañía que concentra en un solo lugar acceso a ayuda social para las familias más necesitadas en EEUU, lo cual es muy necesario por la delicada situación que estamos pasando actualmente. 




Los retos creativos

“Supongo que el mayor reto es aprender a balancear los trabajos que son gratificantes creativamente con aquellos que tal vez sean más mecánicos, pero que pagan las cuentas. Es importante no perder a ninguno de los dos de vista, pero a su vez hay que crear un balance afinado”, apunta Alexander Wright.

En cuanto a premios, In House International ha ganado en las categorías de tipografía, ilustración y video de las últimas ediciones de los LAD Awards. También han quedado seleccionados para las Bienales Iberoamericanas de Diseño y fueron invitados para mostrar su trabajo en la conferencia Brand New Under Consideration.

Para finalizar solicitamos una recomendación para los diseñadores jóvenes, a lo que Wright respondió:

“Crea algo nuevo diariamente y trata de conseguir tu propia voz distintiva”.

Entradas populares